La construcción como solución al desempleo

Los expertos de la construcción manifiestan la relevancia del sector como pieza clave para combatir la crisis económica y la alta tasa de desempleo que arrastra nuestro país a raíz de la pandemia por coronavirus.

Cuando hablamos de construcción, en la mayoría de los casos aún nos viene a la mente un oficio puramente masculino y muy duro físicamente hablando. Pero este sector actualmente dista mucho de lo que solía ser y, aún más, de lo que prevé llegar a ser. Esto se debe a la revolución tecnología que está viviendo el mundo de la construcción, la cual está permitiendo digitalizar procesos y maquinaria, economizando así costes, tiempo y fuerza física.

Si nos basamos en hechos, actualmente el sector está desactualizado, masculinizado y envejecido. Solo un 18% de trabajadores cuentan con menos de 35 años y solo un 8,6% son mujeres. La digitalización y tecnificación de procesos y maquinaria implican la necesidad de contar con trabajadores cualificados en las nuevas técnicas, por lo que se presenta como una gran oportunidad de carrera profesional para jóvenes en situación de desempleo, incluyendo tanto a hombres como a mujeres.

Además, según el último informe realizado por a Fundación Laboral de la Construcción, el oficio del ladrillo está en alza. No solo se ha recuperado muy rápidamente del parón forzoso por el confinamiento, sino que pronostica crecer un 6% para el conjunto total anual. Pedro Fernández, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), propone la construcción como solución a la crisis actual y expone la necesidad de nuevos trabajadores en el sector. Ya solo el plan de recuperación y resiliencia aprobado por los fondos europeos de Next Generation plantean casi 200.000 oportunidades de empleo para la rehabilitación de viviendas.

La construcción siempre ha sido considerada como tractor en la economía del país, actualmente supone el 9,8% del PIB. Los expertos reclaman inversiones en infraestructuras por parte del gobierno con el objetivo de promover el potencial que presenta el sector y, además, cuestionan la penalización de jubilaciones forzosas, ya que pone palos a las ruedas a la hora de rejuvenecer las plantillas de trabajadores de un oficio que marca una evidente evolución y que presenta grandes oportunidades para crecer profesionalmente.

Frente a la inestabilidad laboral que estamos viviendo, el sector de la construcción se nos presenta como una buena oportunidad para potenciar el talento juvenil y la paridad de género en el mundo laboral, abriendo así las puertas a nuevas carreras profesionales y dibujándonos un futuro más optimista.

Noticias relacionadas